Fotos de Ewan McGregor


La metamorfosis: de yonqui a Obi Wan



ewan mcgregor 248x300

La carrera de Ewan McGregor se caracteriza por la capacidad del actor escocés para compaginar su trabajo en grandes producciones de Hollywood con su aparición en cintas más modestas de carácter independiente. Su debut se produjo en la ópera prima del máximo triunfador en la última edición de los Oscar, Danny Boyle. Se trata de tumba abierta, una comedia negra que le sirvió a Boyle para alzarse con la Concha de Plata de San Sebastián al mejor director, en 1994. Durante los siguientes años protagonizó algunas otras producciones británicas de ámbito independiente, como The Pillow Book (1995) y estrafalarias comedias como Blue Juice (1995). De nuevo de la mano de Danny Boyle, en Trainspotting (1996), consiguió un cierto reconocimiento por parte del gran público, ya que la película consiguió un gran éxito de taquilla. Trainspotting, en la que también destaca la presencia de Robert Carlyle, nos cuentan las aventuras de cinco jóvenes británicos enganchados a la heroína. Se trata de un drama con toques de comedia y un falta absoluta de corrección política.

Tras cuatro películas más en el Reino Unido, en 1998 dio el salto al otro lado del Atlántico y participó en su primera producción estadounidense, La sombra de la noche, junto a Nick Nolte, Patricia Arquette y Josh Brolin. Se trata de un remake del director danés Ole Bornedal, sobre su propia película de producción danesa El vigilante nocturno, un thriller que tiene lugar en un depósito de cadáveres. Para el guión del remake, Ole Bornedal contó con la ayuda de Steven Soderbergh. En el mismo año 1998, McGregor protagonizaría el musical sobre glam rock Velvet Goldmine, junto a Jonathan Rhys Meyers.

Pero su gran momento llegaría el año siguiente (1999) cuando tuvo la oportunidad de representar al mismísimo Obi Wan Kenobi en su época de joven padawan en Episodio I: La amenaza fantasma, la esperadísima precuela de la saga Star Wars, con George Lucas a la cabeza, quien no dirigía una película desde La guerra de las galaxias, que se convertiría tras las precuelas en Episodio IV: Una nueva esperanza. Por supuesto, y a pesar de las críticas por parte de los más acérrimos fanáticos de la saga de Star Wars, La amenaza fantasma fue un enorme éxito de taquilla y permitió a Ewan McGregor convertirse en una estrella de Hollywood.

Sin preocuparse por el éxito conseguido como nueva estrella, Ewan McGregor encarnó en 2000 a James Joyce, en la modesta producción irlandesa Nora, de Pat Murphy, en la que se narra el romance entre James Joyce y Nora Barnacle. El mismo año protagonizó el infumable thriller Ojos que te acechan.

Sin embargo, un nuevo éxito llegaría en 2001. De la mano de Baz Luhrman, protagonizó, junto a Nicole Kidman, Moulin Rouge, un musical de gran éxito que obtuvo hasta ocho nominaciones a los premios Oscar en la edición de aquel año. Se trata de un musical basado en la bohemia decadente del París de 1900, en el que quedaron patentes las grandes dotes de canto de Ewan McGregor. El mismo año aparecía, junto a otros conocidos actores como Josh Hartnett y Eric Bana, en la bélica Black Hawk Derribado, del genial Ridley Scott. La película cuenta el desastre que sufrió el ejército norteamericano en Mogadiscio, Somalia, en 1993.

En 2002 su única aparición en la gran pantalla fue encarnando de nuevo a Obi Wan Kenobi en Episodio II: El ataque de los clones, continuación de Episodio I: La amenaza fantasma. En 2005, repetiría nuevamente papel en Episodio III: La venganza de los Sith, que enlaza la nueva y la antigua trilogía de la saga Star Wars. Sin duda, su papel como Obi Wan será el más recordado de su carrera en el futuro. Entre ambas entregas, protagonizó la comedia ligera Abajo el amor, junto a Renée Zellweger y se pondría a las órdenes de Tim Burton en la onírica Big Fish. Tras una película menor como es Young Adam, drama sobre un joven irlandés, y antes de su última aparición en pantalla como Obi Wan, Ewan McGregor conjugó el cine con su otra pasión, las motos, y se echó a la carretera para rodar el documental El mundo en moto con Ewan McGregor.

Consagrado ya como rutilante estrella, participó en diferentes producciones americanas, como la aburrida Tránsito (2005) y el ridículo intento de ciencia ficción La Isla (2005), junto a Scarlett Johansson, y en la que lo único salvable es la apareición del siempre magnífico Steve Buscemi. También participó en el biopic de la escritora infantil Beatrix Potter, titulado Miss Potter, a quien daba vida Renée Zellweger. En 2007, se puso a las órdenes del mismo Woody Allen en Cassandra’s dream, junto a Colin Farrell. Este drama familiar sufrió la ira de la crítica sin compasión, siendo tachada de mediocre.

En este año 2009 podremos ver a Ewan McGregor en nada menos que cuatro películas. Primero en la ya estrenada Ángeles y Demonios, adaptación de la novela de mismo título del archiconocido Dan Brown, llevada al cine por Ron Howard y protagonizada por Tom Hanks, que repite su papel de Robert Langdon. Próximamente también se le podrá ver en I love you Phillip Morris, junto a Jim Carrey, irreverente comedia negra en la que dos compañeros de celda en la cárcel se enamoran. Finalmente actuará junto a la oscarizada Hilary Swank en la nueva película de Mira Nair, Amelia, y en la comedia Men who stare at goats, donde comparte cartel con George Clooney, Kevi Spacey y Jeff Bridges.

Todas las fotos de Ewan McGregor.-


Mejores fotos de Ewan McGregor




Autor: Naír